Laura Tobón Echavarría

Reconocimientos Nacionales XVII Salones Regionales de Artistas (Virtuales) 17 SRA CENTRO OCCIDENTE

Proyecto: 

Umbra



Un interés constante por entender el espacio, y narrar historias que permitan al espectador ser parte de ellas, me ha llevado a explorar la memoria a través del lenguaje de la instalación por medio diferentes metáforas que hacen alusión a ésta. Umbra nació de un interrogante acerca de la memoria arquitectónica, en una ciudad como Medellín que, en su afán de progreso, la ha ido derrumbando, siendo pocas las estructuras que se preservan y consideran bienes de interés patrimonial.

Para un primer acercamiento se contempló La Casa Zea, ubicada en medio de un lugar de gran complejidad del centro de la ciudad, en la esquina de la calle Boyacá con la carrera Tenerife. Bajo su modesta arquitectura se pliegan memorias urbanas y diversos estratos que se evidencian a través de las múltiples transformaciones que ha soportado.

A sus alrededores se encuentran otros bienes de interés cultural arquitectónico tales como el Museo de Antioquia, la Iglesia y el barrio San Benito, el parque Berrio, la Iglesia de la Veracruz, la plaza Zea, entre otros. Su ubicación y edificaciones contiguas permiten generar nuevos recorridos con el fin de transformar y apropiarse de las diferentes calles del centro de la ciudad que aún conservan la historia arquitectónica urbana, permitiendo entender los cambios que se han gestado por las distintas circunstancias a las que se enfrentado la ciudad a través de los años.

En esta dirección el proyecto Umbra, retoma la Casa Zea como eje conceptual para a partir de allí, estudiar su entorno y construir desde el diálogo con sus habitantes una animación realizada cuadro a cuadro, donde se entretejen escenas de la vida cotidiana que serían posteriormente proyectadas sobre su fachada. El proyector se ubicó en frente de la casa con la intención de que la sombra de los transeúntes fuera parte de la obra. Las sombras buscan visibilizar el pasar de los años que, por medio de gestos cotidianos, se apropian del espacio y lo transforman. La memoria para una ciudad va más allá de una historia desde la arquitectura misma, ya que también habla sobre las personas que la habitan, las dinámicas sociales y los procesos de resistencia que se han dado. El uso de las sombras crea un escenario donde convergen diferentes personajes, que con el pasar del tiempo van dejando su huella sobre la supercie, y de a poco se observa cómo se apropia del espacio cada una de ellas.

Fragmento del informe del artista