Jorge Iván Agudelo López

Reconocimientos Nacionales XVII Salones Regionales de Artistas (Virtuales) 17 SRA CENTRO OCCIDENTE

Proyecto: 

titulo del proyecto



Ablución es una palabra que designa la práctica ritual de «lavarse las manos», usada por algunas culturas desde la antigüedad con el fin «Limpiar» simbólicamente sus pecados, denotando una fuerte relación entre limpieza corporal y los pensamientos sobre la purificación moral. Actualmente, utilizamos la frase «me lavo las manos», para hacer referencia al acto metafórico de limpiar nuestra conciencia, desligándonos de las consecuencias de alguna acción y rehuyendo a cualquier tipo de responsabilidad implícita, aduciendo que, al fin y al cabo, no somos nosotros los que hemos causado el mal directamente.

Esta obra se constituye como un artefacto de la memoria, una jarra con agua y una bandeja improvisan un lavatorio, mientras que en otra bandeja, reposan 971 toallas de papel, que representan la fragilidad de la vida cada uno de los líderes sociales asesinados en Colombia desde la firma de los acuerdos de paz en 2016 hasta lo que va corrido del año 2020 (según el último informe oficial presentado por Indepaz). Y están marcadas con la inscripción: «Inocente soy de la sangre de este justo» misma expresión que empleó Poncio Pilatos al momento de su ablución para exculparse por la sentencia de muerte de Cristo según la historia bíblica.

Este artefacto tiene como finalidad enfrentar a nuestra sociedad hipócrita e indolente, con su incapacidad de rebelarse frente al asesinato sistemático de estas víctimas. No actuar también es una acción, y conlleva una responsabilidad aún mayor, pues al «lavarnos las manos» y autodeclararnos inocentes, estamos condenado al olvido a quienes ofrendaron su vida intentado cambiar la realidad de este país, «limpiándonos con su memoria» y menospreciando su lucha. Entonces: ¿nos lavamos las manos o nos manifestamos?

Fragmento del informe del artista