Adiós a Nereo López, decano de la fotografía en Colombia

El Ministerio de Cultura lamenta el fallecimiento del fotógrafo Nereo López, ocurrido en la ciudad de Nueva York, a la edad de 94 Años. Deja como legado las imágenes con las que retrató el devenir del país.

Nereo López nació el 1 de septiembre de 1920 en Cartagena y a través de su oficio fue testigo del devenir histórico y cultural del país, registrando con su lente hechos e instantes que hacen parte de nuestra identidad.  Perteneció al Grupo de Barranquilla e incluso fue protagonista de la primera película surrealista nacional, ‘La langosta azul’.

 A comienzos de este  año Nereo visitó la Biblioteca Nacional de Colombia, en donde está depositada buena parte de sus archivos. Allí concedió una entrevista en la que narró de viva voz  cómo fueron sus primeros años. “Fui huérfano de padre a los cinco años y de madre a los once y de ahí en adelante he sido dueño de mi destino”, dijo.

Su acercamiento al mundo visual lo hizo de la mano de la empresa Cine Colombia, con la que trabajo en ciudades como Barranquilla, donde fue operador y portero de teatro, hasta llegar a ser gerente de la entidad en  la ciudad de Barrancabermeja, en 1947. Fue entonces cuando comenzó a ejercer como fotógrafo. En 1951 presenta su tesis de fotografía de niños en la ciudad de Nueva York y a su regreso se establece en Barranquilla. A partir de 1952 publica sus fotografías en medios impresos como Cromos, el Espectador y el Tiempo, lo cual lo lleva a radicarse en la ciudad de Bogotá en 1958.

Su pasión por el cine se vio reflejada en su participación en proyectos cinematográficos como ‘La langosta azul’, en 1954, donde además de ocuparse de la fotografía fue uno de sus protagonistas en el papel de ‘El gringo’.

En la década de 1960 fue invitado al Festival de Arte de Cali y obtuvo reconocimientos como el Premio Mundial Kodak por la fotografía ‘Balcones de Cartagena’. También fue fotógrafo oficial de eventos como la visita del Papa Pablo VI a Colombia en 1968 y la entrega del Premio Nobel en Estocolmo a Gabriel García Márquez en 1968.  

Durante su visita a la Biblioteca Nacional, Nereo reconoció que con los años  fue tomando conciencia de la importancia de su obra. “Fue algo que hice sin proponérmelo. Alguien me dijo que mis fotos documentan la historia de Colombia. Yo no hice fotografía en función de ser historiador. Yo hice fotografía para vivir y sigo viviendo de ella. Afortunadamente estas fotos han tomado ese estatus. Tampoco creo que mis fotografías sean las mejores. Cada fotógrafo es testigo de su momento y no todo el mundo es testigo de la misma forma. Como lo hace el escritor, el fotógrafo cuenta historias con imágenes”.

A lo largo de su vida Nereo López recibió numerosas distinciones, entre ellas, La Medalla de Honor del Ministerio de Cultura en 1997, la Cruz de Boyacá en la Categoría de Gran Oficial en el 2000 o el Premio Nacional Vida y Obra del Ministerio de Cultura en 2003.

En septiembre del año pasado el Ministerio de Cultura, junto a la Fundación Patrimonio Fílmico y el Cine Club de Colombia, le realizaron el homenaje para celebrar sus 94 años, en el marco del XI Encuentro de Archivos Audiovisuales, durante el cual se realizó una exposición, proyecciones audiovisuales y conferencias sobre su vida y obra. 

Amante del bolero y el baile y dueño de un contagioso humor, Nereo deja como legado además del ejemplo de su vida, un archivo de imágenes conformado por una extensa catalogación: hombres de música, regiones geográficas, personajes del común, toros, ríos y mujeres, entre otros.

Biblioteca Nacional de Colombia

 

Grupo de Divulgación y Prensa
Ministerio de Cultura
Tel. 3424100
Cra. 8 No 8-55 
Bogotá, Colombia
www.mincultura.gov.co

Foto Milton Ramírez @FOTOMILTON Ministerio de Cultura